plano de la casa de Samsa,

plano de la casa de Gregor Samsa, por Nabokov

domingo, 19 de abril de 2009

Paul CELAN, en la noche del 19 al 20 de abril 1970,

Siete años antes de esa noche en la que saltó desde el puente de Mirabeau al Sena, Paul Celan escribió este poema en recuerdo de Marina Tsveitáieva, la que a su vez se ahorcó en 1941; ella se solidarizó con Ossip Mandelstamm, cuando éste fue encarcelado y deportado a un campo de trabajo en Vladivostok, donde murió en 1938.
Había un libro abierto sobre su mesa, una biografía de Hölderlin, y Celan había subrayado estas líneas: “A veces el genio se oscurece y hunde en lo más amargo del corazón”.El día primero de mayo siguiente,un pescador encontró su cuerpo. El 20 de abril de 1889 nació Adolf Hitler.

Y CON EL LIBRO DE TARUSA de La Rosa de nadie-1963-Paul Celan Todos los poetas son judíos. Marina Tsveitáieva


De

la constelación del Can, de

su estrella brillante y del luminar

enano que urde con ella

caminos reflejados hacia la tierra,


de

cayados de peregrino, también allí, de lo austral, extraño

y cercano justo una fibra de la noche

como palabras insepultas,

vagando

por la esfera de influencia de las metas

alcanzadas y cipos y cunas.


De

lo por ventura-y-pre-y-de-paso-hacia-tui-dicho,

de

lo dicho

hacia arriba,

que allí está dispuesto, como

una de las piedras del corazón, que se escupen

junto con su in-

destructible mecanismo de relojería, fuera

en el des-campado y el destiempo. De tal

tic-tac en medio

de los guijos-dados con

esa línea que puede seguirse hacia atrás y adelante

por la huella de hienas,

la ancestral de-los-del-nombre-y-su-

barranco-redondo.


De

un árbol, de uno.

Sí, también de él. Y del bosque alrededor. Del bosque

no hollado, del

pensamiento del que creció como sonido

y semisonido y resonado ysinsonuido, a lo escita

entrerrimados

al ritmo

de las sienes de los desplazados,

con

respirados tallos

de estepa escritos en el corazón

de la cesura de las horas-en el reino,

en el más amplio

de los reinos, en

la gran rima interna

más allá

de la zona de los pueblos mudos, en ti,

balanza de lenguaje, balanza de palabra, balanza

de país-natal exilio.


De este árbol, de este bosque


Del sillar

del puente, del que

él rebotó

hacia la vida, en vuelo

de heridas,-del

puente de Mirabeau.

Donde el Oka no fluye. Et quels

amours¡

(Lo cirílico, amigos, también

lo trasladé por el Sena,

lo trasladé cabalgando por el Rin)


De una carta, de ella.

De la carta única, de la carta del este. Del duro,

minúsculo montón de palabras, del

ojo inerme, que él introdujo

a los tres

bordones del cinturón de Orión .¡Bordón

de Jacob, tú,

vienes otra vez andando¡-

en el atlas celeste, que se le abrió.


De la mesa donde esto ocurrió.


De una palabra del montón,

junto al que ella, la mesa,

se convirtió en banco de remeros, desde el río Oka

y las aguas.


De la palabra de al lado que

un galeote hace crujir en la oreja de final de verano

de su chumacera

de sutil

oído:


Cólquide.



Trad. J.L.Reina Palazón,Paul Celan Obras completas, edit Trotta


Leo Ferré, canta El Puente de Mirabeau, de G.Apollinaire

2 comentarios:

Mar dijo...

Un estruendo:la
verdad misma
hace acto de presencia
entre los hombres
en pleno
torbellino de metáforas.

Paul Celan
"Cambio de aiento"

Un bello homenaje, Karmen. Gracias.

karmen blázquez dijo...

Gracias Mar, por sumarte a su recuerdo
Abrazo
k