plano de la casa de Samsa,

plano de la casa de Gregor Samsa, por Nabokov

miércoles, 2 de enero de 2008

CLINAMEN.C.Blázquez


-Te hago saber que las hileras aun esforzándose en su rectitud,
entrañan un poderoso afán no ardiente, sino táctil memoria de cadenas,
menester del surco que abrió en el éter el primer soplo

sujeto al peso del anhídrido, aún desconocido su periplo.

-Te hago saber que otro milagro ha sucedido. ¿Paradoja tú lo
llamarás?...Mas si la línea es un sinfín de puntos, y cada punto
carece de superficie, la línea, hilera al fin, no tiene superficie,
pero se han adosado mil y una líneas como noches, evacuándose todo
resto del éter entre ellas y he ahí que una estela planea sin
intersticios, tapiz de Aladino, basamento o conjetura, como mi
andrógina elementalidad elicitada por la no contingencia del
clinamen

2 comentarios:

Amalia dijo...

Siempre hay algo de paradójico en los milagros y algo de basamento en las conjeturas... Grandes percepciones de integración las tuyas, K.

Abrazo, Aquileana :)

karmen blázquez dijo...

Gracias Amalia, integrar es un intento, un ímpetu que levanta axiomas, como andamios, y que cesa de golpe como cuando en los dibujos animados del Correcaminos y el Coyote, éste se da cuenta del precipicio sobre el que hace un rato corren sus pies.

Abrazo
k