plano de la casa de Samsa,

plano de la casa de Gregor Samsa, por Nabokov

viernes, 16 de septiembre de 2011

de El Proceso-F.KAFKA

"Constituían una unidad como sólo la materia inanimada puede formar"

en trad. de José Rafael Hernández Arias-ed.Valdemar

"Realizaban una cohesión que casi no se puede obtener en general sino con la materia muerta"

en trad. de J. Leyva-ed.Alba

3 comentarios:

ana dijo...

me quedaría con la forma de decir de la primera... ¿el original kafkiano tendrá el agobiante lenguaje de la segunda traducción?
gracias siempre por traer estas chispas kafkianas que aprecio tanto
un abrazo afectuoso

anamaría

karmen blázquez dijo...

Hace poco un germanista me confirmó lo que yo intuía, y es que Kafka es de los pocos escritores que se deja traducir, incluso por malos traductores,y a todos los idiomas.
Releo la trad. de H-Arias,y entre mis subrayados hay uno muy muy muy subrayado y con una interrogación.En aquel tiempo no tenía otra traducción y no sabía nada de alemán.Pero hoy es distinto,y entonces me fui a ver lo que se decía en otra versión, que no había leído, sólo la compré por fetichismo, y oh sorpresa, ahí estaba mi duda resuelta, pues decía "casi", y entonces supe porqué puse la interrogación, fue porque me extrañó la rotunda seguridad de Kafka.
Esto es lo que escribe Kafka:
"Es war eine Einheit, wie sie fast nur Lebloses bilden kann."
Fast es casi, y Kafka es para mí la pesadilla por antonomasia del "casi", o el "casi" por excelencia.
En cuanto a lo demás también da mucho juego, pero en eso sigo en el "casi". Así pues me quedo con la segunda,si bien sigo dándole vueltas al "Leblos", si muerta porque perdió la vida,o inanimada porque nunca la tuvo,y todo ello referido al trío que forman los dos verdugos y K en el medio, caminando por las calles hasta el campo donde lo acuchillan.
Gracias Anamaría por tus palabras,
un abrazo
k

ana dijo...

gracias por la aclaratoria, ya me interrogaba, porque lo agobiante, propiamente kafkiano, lo da el "casi", estaría de acuerdo contigo, en todo caso, Franz nos hace siempre interrogarnos...
abrazo de nuevo